HOLA AMIG@

Amigo de las letras y de los sones que ellas encierran, agradezco tu presencia en esta sinfonía de palabras, que sólo enmudecen para escuchar tu silencio. El precioso silencio de quien disfruta de la lectura. Te dejo mis versos y mis cuentos, para que vayas despacio, hacia tu propio encuentro.

jueves, 26 de octubre de 2017

Fuego



Lento se consumen los leños
en el hogar de piedra.
El humo trepa
por su espiral de sueños
hacia la noche
partida por la luna.
El perro ladra.
No le importa distinguir
el color de las llamas,
sólo le inquieta la flecha
que mi ojos disparan,
errática y callada.
Pobre fuego, pienso,

debe ser triste no tener un perro que le ladre.

domingo, 17 de septiembre de 2017

SER



Ser
como la tierra sedienta
para comprender,
que en ocasiones
la lluvia es signo de amor.

Ser 
como la montaña 
movida por la fe, 
para sentir 
que más allá de la duda 
hay un por qué. 

Ser 
como el río que va sin volver, 
que su agua jamás 
será igual, 
porque es otra la lluvia 
ni el trueno tampoco lo es. 

Ser 
como el sueño 
que besa tu almohada 
sin despertar, 
como la lágrima que nunca fue, 
porque no asomó para saber 
que hay sueños que suelen doler. 

Ser 
como la tempestad, 
como la luz del amanecer, 
como la flor al abrir, 
como el pájaro al trinar, 
como un capitulo sin leer 
como un libro sin final... 

Así, 
como la vida es, 
como tiene que ser 
(tal vez, quizás).

martes, 22 de agosto de 2017

El espejo de la noche



En el espejo de la noche,
una sombra desliza su mano...
suavemente.

Artilugio de recónditas moradas
donde las luces duermen
a fuego lento,
para inaugurar el fantasma
que ayer, nomas, parecía un sueño.

Calladas esquirlas de cielo
atraviesan los tímpanos,
dejando a merced
de extraviadas brújulas
el eco de tu andar a tientas,
sobre la nocheolvido
de mis recuerdos.
Nada mejor entonces,
que el espejo de la noche
para reflejar de mi alma,
sus escuetos vacíos cósmicos.

miércoles, 15 de marzo de 2017

DUDAS



La tarde, apacible y silenciosa,
se deshoja entre los últimos rayos del poniente.
Allende la incógnita,
mi nave de curiosas velas
otea en un mar de dudas.
¿Volverá el sol otra mañana
a vislumbrar la vida?
¿serán los huesos, al final de este otoño,
otra vez primavera?
Incierta coincidencia,
metáfora de dudoso acierto,
la noche será día mientras mis ojos sueñen.


domingo, 10 de abril de 2016

Con el otoño en el alma


Llueve. La lluvia arrastra los huesos
desnudos del tiempo.
No hay clemencia para ellos,
son relojes muertos,
almanaques deshojados
  que naufragan en las esquinas.
La ciudad yerma,
inquietantemente quieta,
se agita en el silencio del agua
que en diminutos universos
conquista los espacios, cada espacio,
donde mis ojos se posan
buscando tu sonrisa mañanera.
No hay otra manera
de soportar la lluvia
sino con este traje de otoño
que se me adhiere a la piel
de la nostalgia, mojándola
calladamente, insistentemente,
y que me hace caer en la cuenta
que es otoño también en mi alma.

lunes, 4 de abril de 2016

Escombros


Lenta se derrumba la tarde,
se esparcen sus escombros
sobre las sombras somnolientas,
como piedras se amontonan
los ecos
y las luces del día quedan apretadas, inertes.
Los sueños sucumben
y la triste melancolía
busca refugio al amparo de la noche.
Tal vez mañana, corazón, tal vez mañana.

domingo, 3 de abril de 2016

Lentitud


La lenta garúa que cae
parece que no cae.
Sostenida entre el ocre
que pinta mi ventana,
es un espejo que alarga la pereza del día.
MIro su quietud subversiva,
su lenta agonía
antes de morir en la flor trémula
que dibuja el color de la mañana;
y espero desespero,
otoño de desnudas ramas,
que tu collar de perlas
no me regale una lágrima.